Páginas

martes, 30 de julio de 2013

El espíritu de la danza

Body painting con estilo mehendi. Diana Castillo


En la danza árabe las manos decoran los movimientos y transmiten fuerza, alegría, emoción, entre muchas cosas más, pero en realidad van más allá de eso... las manos con sus movimientos dejan ver la verdadera y más pura expresión del espíritu de la bailarina, con las manos se resumen los movimientos de la naturaleza, los espirales, los círculos y las ondas fluyen y se proyectan para compartirse con el público que las recibe y así, a través de la danza de la bailarina todo el espacio se purifica y se carga con una nueva energía.

Pero así como transmiten y proyectan tantas cosas, así de difícil es controlarlas porque con el entrenamiento de la danza no sólo se fortalece el cuerpo y se aprenden movimientos, con el entrenamiento de la danza se amolda el espíritu, se doma y se potencia toda su belleza y en este proceso se fortalece.

Tal vez esta es una invitación para que cada uno encuentre el camino que los guíe hacia el conocimiento de su ser interior.

Gracias por leer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario