Páginas

martes, 23 de abril de 2013

El lienzo piel

Henna de océano, de ballena, de algas y de estrellas. Dibujo por Diana Castillo


Cuando la piel se comporta como un lienzo permite que las más bellas formas afloren en ella, líneas sinuosas y atrevidas, curvas sugestivas, delicadas coqueterías... Cuando la piel se comporta como un lienzo es auténtica y ya nunca más tendrá un igual, nunca más podrá contener encerrado el vigor de quien la lleva... Cuando la piel deja de ser piel y se vuelve un lienzo entonces su dueño se transforma y todo él se convierte en una obra de arte. 

Pero no hay que tener dibujos en nuestra piel para dar muestra de esta transformación, pues todos al final somos un lienzo que vamos trabajando con el tiempo, cada uno a su manera y así todos somos obras de arte en proceso.




1 comentario: