Páginas

martes, 5 de febrero de 2013

Procesos...

Hoy estoy como nostálgica, un poco cansada, con ganas de pintar, de ver colores... y entonces quise ver algunas de las cosas que he pintado antes y quise leer cosas que he escrito antes y me encontré con que unas me gustaron, otras me motivaron, también hubo algunas que no me dijeron nada, pero en conclusión pude ver mi proceso en retrospectiva, con altas y bajas, con momentos en los que estaba muy motivada y otros en los que estaba sin palabras y sin imágenes... todo esto me hizo recordar partes de mí que había olvidado...

Y entonces pienso sobre lo bonito de evolucionar, ser un ser cambiante que se mueve en el tiempo, en las dimensiones, en las sensaciones, en los conceptos, cambiar de identidad, modificarla, saltar de un lado a otro o quedarse inmóvil por algún tiempo... los procesos de todos son increíblemente sorprendentes y hoy con mi cansancio encima y con mi compromiso de escribir todos los martes, me siento atraída por estas ideas que me obligan a saltar en el tiempo y no sólo en mi tiempo, también en el tiempo de los otros, en los procesos de los otros y a pesar del enredo de nuestro mundo, las dinámicas de todos se acoplan, los procesos de todos se integran en uno sólo, hay unos que sobresalen más que otros, pero igual todos llevamos nuestro proceso.

Todo esto me hace acordar de Consuelo Gómez, una gran escultora colombiana, quien siempre decía en sus clases que lo más importante era el proceso y nos enseñaba el gran valor de documentarlo y registrarlo. No sé muy bien aún para qué sirve registrar el proceso, puede ser útil para la memoria, para no olvidar lecciones, para ser conscientes del esfuerzo que invertimos en un objetivo específico, para alimentar nostalgias como la de hoy... pero independientemente del propósito que tenga registrar el proceso, he descubierto que es una tarea que disfruto mucho hacer, es como si tuviera una conversación conmigo misma y tal vez esta es la razón por la que escribo todas las semanas, es una excusa para compartir mis procesos con los demás, a fin de cuentas soy una artista que se está formando, que está encontrando su camino y que a través de estas prácticas está renovando su espíritu.

Hoy quiero compartir una imagen de mi libro de viajes del 2010, es un microcosmos con escenas que ocurren al mismo tiempo, se fue formando de una manera muy ingénua y solitaria, pero a medida que fue creciendo se fue llenando de historias y anécdotas, de personajes muy curiosos que mal que bien conviven. Esta imagen es perfecta para un día como hoy en el que me siento feliz de no estar sola en el mundo y en cambio, tener la dicha de poder nutrirme de los procesos de los otros. Siento que nos completamos unos a otros, así como un dibujo se completa cuando es visto, igualmente nosotros nos completamos cuando somos reconocidos por los otros, al reconocernos y aceptarnos, crecemos y evolucionamos, de esta forma nuestra esencia se va impregnando de la esencia de los otros, vamos incorporando un poquito de cada uno...

Microcosmos, Diario Negro, 2010.




No hay comentarios:

Publicar un comentario