Páginas

martes, 19 de febrero de 2013

Fuera de la zona de confort

¿Quién tiene más miedo al final?. Pastel sobre papel. 30 x 42 cm. 2013


He visto en muchos videos, libros y tutoriales de artistas que quieren enseñar a otros cómo construir un estilo propio y un trabajo consistente que siempre hacen referencia a la importancia de salirse de la zona de confort, forzar a la imaginación a explorar espacios desconocidos, forzar a nuestra mente a enfrentarse a retos que pensamos que están más allá de nuestras posibilidades para así poder descubrir las verdaderas capacidades que han permanecido escondidas, dormidas de alguna forma, pero que son la expresión pura y real de nuestro espíritu.

¿Por qué es necesario que alguien nos fuerce a expresar lo que está dentro de nosotros? ¿por qué voluntariamente no decidimos explorar nuevas cosas? justamente este es el conflicto con la zona de confort, por definición es una zona cómoda donde nos sentimos bien, seguros y no queremos salir, no digo que esté mal sentirse a gusto, pero el problema es que si permanecemos por mucho tiempo en esta zona, cada vez estaremos más arraigados y con menos ganas de salir, de explorar lo que hay afuera, de conocer y vivir los cambios que están teniendo lugar por fuera de lo normal... con el tiempo, la rutina de la zona de confort también va a empezar a cansarnos, pero el temor de enfrentarnos a nuevas cosas igual va creciendo y muchas veces esos temores son más poderosos y preferirnos quedarnos en la zona conocida aunque ya no sea tan cómoda.

A lo que voy con todo esto, es que es necesario renovarnos, respirar nuevos aires, nutrir nuestras vidas y poner un poco de emoción. Salirse de la zona de confort no significa abandonar todo lo que hemos construido y aprendido, por el contrario, todas estas cosas se vienen con nosotros y lo que hacemos cada vez es ampliar nuestro panorama, volcar nuestra mirada hacia nuevos horizontes. Esta es una tarea que enriquece todos los aspectos de la vida, se contagia además, y otras personas también se enriquecerán de nuestras experiencias. Salirse de la zona de confort es una aventura que radica principalmente en hacer algo que nos da miedo, que representa un reto, que es diferente a lo que hacemos siempre, como probar alguna comida exótica, hablar con alguien nuevo o escribir en el blog pensamientos propios a riesgo de que nadie los lea o encuentre interesantes.

Personalmente, he encontrado que la mejor manera de superar los miedos, angustias, ansiedades o cualquiera que sea la sensación que nos detiene de explorar nuevos horizontes es no pensar en ellos, no pensar y actuar, no pensar y seguir caminando en la dirección que no conocemos, no pensar y dar un paso más, no pensar y siempre seguir avanzando, este es un ejercicio muy interesante aunque no siempre fácil.

Mi más grande temor es con mis pinturas, siempre pienso que mis ideas no son suficientemente buenas y si son buenas, entonces pienso que no voy a ser capaz de ejecutarlas bien, pienso que mi técnica no es muy buena y en más de la mitad de las veces termino no haciendo nada, lo que es peor, porque al final sólo queda un sentimiento de frustración por no haberme atrevido a hacer lo que quería, por no haber salido de mi zona de confort. Hay miles de imágenes que no he materializado por culpa de esto. Pero así como con mi blog dejé de preocuparme de si era suficientemente bueno o no y simplemente me obligo a mí misma a escribir semanalmente sobre mi proceso para convertirme en la artista que quiero llegar a ser, igualmente con mi pinturas tengo que hacer lo mismo, lo primero es no pensar y en lugar de eso pintar. Esto no significa que no me importe lo que suceda con lo que produzca, lo que significa es que no me permito pensar en cosas que me hagan insegura de mí misma. Este es un gran ejercicio para fortalecer el espíritu.

La imagen de hoy es una mala cara a la que le tengo miedo, por eso la exterioricé, así siempre estará afuera y con el tiempo es probable que le pierda el miedo. Ojalá le sirva a ustedes también para perder el miedo a atreverse a hacer cosas nuevas, para perder el miedo a salirse de la zona de confort.

Gracias por leerme,

Diana


2 comentarios:

  1. ¡Me encanta!
    La Zona de Comodidad es cómoda por un rato... y el miedo a salirse de ahí es lo que me hace postergar tareas que son fundamentales para mi crecimiento como científica. Como explorar nuevos experimentos!!!!
    En fin... al final lo peor que puede pasar es que no sirvan y a la larga eso no es diferente de lo que tenía en la zona de comodidad, por lo tanto sólo hay ganancia al intentar.
    De otra parte tus pinturas son increíbles... están cargadas de emoción!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias marce :) me motivas mucho a seguir escribiendo :)

      Eliminar