Páginas

jueves, 31 de marzo de 2011

¡Tienda en línea!- y otras historias...


¡Hola a todos!

Hoy escribo muy emocionada porque finalmente, después de mucho trabajo y estudio he logrado montar mis tiendas en internet.

Pero antes de contarles en detalle las características de cada una de las tiendas, tal vez me gustaría hablar un poco de lo que ha sido todo este proceso para mi :)

El Proceso

Primero, deben saber que cuando terminé el pregrado en Diciembre del 2008 estaba odiando el arte y la pintura con toda mi alma, no sé si fue porque tenía muchas ansias de salir, o porque no veía un futuro claro ni una ruta definida para ejercer lo que había estudiado, o tal vez pensaba que no era suficientemente talentosa, quizás eran todas estas juntas. Así que tan pronto me gradué busqué la manera de probar cosas diferentes que no tuvieran que ver con el arte, trabajé en la empresa de mis papás, una empresa de innovación y desarrollo tecnológico como ninguna otra en el país (si quieren conocer sobre KIRVIT Ltda. click aquí), en el área comercial y en publicidad. Fue mucho lo que aprendí, descubrí lo que es trabajar en equipo, cumplir con fechas, trabajar en proyectos, satisfacer a un cliente. Todas ellas, cosas por las que yo nunca tuve que preocuparme mientras estuve estudiando. Aunque fue  muy interesante y las enseñanzas son innumerables, debo decir que para lo que más me sirvió fue para extrañar el arte y darme cuenta que mi corazón y mi ser rebosaban arte a borbotones. Así que renuncié y decidí dedicarme a buscar lo que realmente quería hacer con mi vida y aunque no tenía nada claro, sí sabía que iba a hacer arte.

Entonces empieza la segunda parte, hice el diplomado en animación en la Universidad Javeriana, un excelente programa  que recomiendo plenamente. Y ese fue como el punto de partida para activar nuevamente esa parte creativa en mi cerebro, en mi vida. Pero desde entonces el trabajo no ha sido nada fácil porque me enfrenté al problema más grande que he podido tener jamás y es LA CONFIANZA. Ante todo debemos tener confianza en nosotros mismos, en nuestro trabajo, en nuestro criterio, en nuestras habilidades y también confianza en nuestros errores.

Hablo de esto porque sé que no soy la única  persona en el planeta que se ha enfrentado a este problema y también porque con mucho orgullo puedo decir que de verdad mi perspectiva ha cambiado del cielo a la tierra en tan sólo dos años y que aunque aún me falta mucho camino para llegar a cumplir mis metas, es bueno detenerse a veces en el camino y mirar atrás para felicitarnos por todo lo que hemos avanzado.

Pienso que siempre vamos a tener en nuestro interior dos vocesitas que se pelean entre ellas, una nos da ánimo y la otra cuestiona con vigor todo lo que hacemos. Debemos escuchar ambas y tomar decisiones, a veces habrá que hacerle caso a la pesimista, otras a la optimista, pero lo que no podemos hacer nunca es quedarnos quietos y someternos a nuestros pensamientos porque con seguridad encontraremos la locura en un abrir y cerrar de ojos. Siempre debemos estar en movimiento, con una meta al frente.

Para concluir este fragmento del proceso, quiero decir que en mi caso el movimiento se interpreta como pintar, leer sobre el negocio del arte, estudiar artistas, incrementar mi cultura visual y ejecutar otras tareas relacionada a diario. Y mi meta es vivir plenamente de mi arte. ¿Cuál es tu meta y cómo te estás moviendo?

Mis tiendas

Ahora sí quiero explicarles de qué se tratan mis tiendas en internet. Primera cosa a saber, es que para mi es muy importante difundir mi arte y la internet es un medio masivo que me permite llegar a todas partes en el mundo. Segunda cosa a saber, es que en pro de lograr una mayor difusión de mis obras, no me bastó solamente con vender mis originales sino también reproducciones de los mismos.


Esta es una tienda especializada que me permite exhibir mis obras. En www.dianacastillo.etsy.com encontrarán sólo OBRAS DE ARTE ORIGINALES, distribuídas por mi y en donde el trato comercial es directo entre el cliente y yo (la artista). Aquí no vendo reproducciones porque hay sitios especializados para eso que con seguridad lo hacen mejor que yo.

Aquí están la políticas generales de la tienda, como pagos, envíos, política de devoluciones y otros.


Esta es una tienda especializada en impresiones de obras originales o reproducciones, quienes se encargan de imprimir las obras en la máxima calidad posible, con máquinas de última tecnología y en papel de alta calidad, libres de ácido, con filtros UV para asegurar su durabilidad en el tiempo. Red Bubble también ofrece una gran variedad de formatos y estilos de presentación que van desde tarjetas y postales hasta impresiones en lienzo enmarcadas con acabados de galería. 

En http://www.redbubble.com/people/dianacastillo encontrarán sólo REPRODUCCIONES de mis obras originales.


Esta es una tienda que cumple con el mismo modelo que Red Bubble, la diferencia radica en que no tienen tantas opciones de enmarcado, pero en cambio, ofrece una gran gama de papeles muy finos que para las personas conocedoras es altamente apreciado. Nuevamente el trato comercial es directo con Image Kind quienes se encargan de la impresión y el envío.

En www.dianacastillo.imagekind.com encontrarán sólo REPRODUCCIONES de mis obras originales.

--------------------

Así que para cerrar, no queda más sino invitarlos a que visiten mis tiendas, las recorran y si tienen sugerencias, comentarios o solicitudes por favor no duden en comunicármelo, para mí sus comentarios son 100% valorados y apreciados.

De ahora en adelante, el trabajo será darle continuidad a mi pintura y hacer una fuerte labor comercial para obtener los ingresos que espero. Esta es sólo mi historia, pero estoy segura de que todos tienen una y que mis palabras no son sólo para mi :)


sábado, 12 de marzo de 2011

Silhouettes


Originally published in spanish on Tuesday 3rd November 2009

A man dancing with himself, hugging himself, enjoying himself. He didn't want it but he had left a part behind, although they can't completely get apart one from each other...


...Sometines I feel that I am the one in the floor, but sometimes I also feel that I am the one who's standing on its feet and what I like the most about it, is to feel that I am an open silhouette letting the universe to flow and take me with him.

miércoles, 9 de marzo de 2011

Homenaje a Margarita Fernández



RESPIRACIÓN

La ciudad es un lago de luces bajo los arrecifes del cielo.

El viento canta con voz de arena, con voz de desierto.

Mis ojos naufragan en la sombra más hondo que el tiempo y que la sangre.

Al borde del sueño se levantan los cerros.

Un reloj profundo abraza la ciudad que respira despacio,
bajo las estrellas aceradas y blancas.

Como un centinela estoy de pie bajo la noche,
como un árbol que mira volar todas sus hojas.

-*-

Cuando oí a Margarita recitar RESPIRACIÓN, un poema de su autoría, mil imágenes vinieron a mi cabeza y pensé que podría hacer un cuadro basado en él. Me senté en frente de mi caballete, alisté el papel, llené mi vaso con agua y empecé a pintar un cielo que llevara el viento "con voz de desierto".

Luego empecé a pintar una ciudad como si fuera un lago de luces, pero no me gustó, me fui entonces por el centinela que está de pie bajo la noche, pensé en la sombra profunda, pero nada, tampoco me gustó.

Hice muchos intentos y al final comprendí que esta imagen es hermosa en las palabras de Margarita y aún más en su voz, con su entonación. Entendí que no todas las imágenes lucen bien en pintura, cada una requiere un espacio y una técnica propios. Para el caso de Respiración, tal vez la imaginación es el lienzo perfecto y tiene tantas representaciones como lectores, o tal vez no soy yo la persona indicada para sacarla de su estado intangible.

Al final me quedé con el cielo que llevaba el viento "con voz de desierto" y pensé en el desierto, pensé en la noche y pensé en los cerros.



Margarita Fernández es una bogotana licenciada en Filosofía y Letras de la Universidad Javeriana, es una gran ensayista sobre literatura hispanoamericana , además de ser escritora de poesía y cuento. Más información sobre ella aquí.

sábado, 5 de marzo de 2011

Originally published in spanish on Wednesday 21st October 2009
...

How absurd it is to write a text to explain a space! – said the mole with anger.

Yes, but it is also absurd to make a space to show a text - said the marmot in a reflexive tone.

If that is absurd, then we all live in the very absurd - said the grasshopper ironically.

Of course!, that's why we all say absurd things - answered the porcupine with understanding.

The koala who was very different from everyone else, continued eating corn without stoping by to think why he did it, at the end of his delicious but extravagant dinner he addressed to all of them and said: "Nothing is absurd since nothing is logical."
And the butterfly who was very happy of beign a butterfly thought about the things that the koala had said and she knew no longer if she was herself or she was Zhuang Zi dreaming being her.

Zhuang Zi on his side, didn't know either.

And I thought of creating a chlorophyllous image that would fusion me with your hairy, dark and ephemeral spirit.

...



"Once, Zhuang Zhou
dreamed he was a butterfly.


What fun he had, doing as he pleased!.
He did not know he was Zhou.
suddenly he woke up and found to be Zhou.
He did not know whether Zhou had dreamed he was a butterfly or a butterfly had dreamed he was Zhou.
Between Zhou and butterfly there must be some distinction.
This is what is meant by the transformation of things [beings]."

[Internal Chapters of the Zhuang Zi, Cap. II VII, Pag. 64]

jueves, 3 de marzo de 2011

El silencio (Cuadros callejeros)



Una vez mientras me contaban la historia de los antiguos templos egipcios y mientras me hablaban de las maravillas de sus pinturas, apareció una mujer que tenía mucho afán y por eso corría, el viento le empujaba el pelo hacia atrás y su vestido que era largo también se quedaba atrás.

Ella corría en silencio para que no la vieran, porque no quería que la detuvieran a preguntarle por qué corría o hacía dónde se dirigía, entonces para pasar desapercibida se iba por las paredes del templo y me imagino que también iría por el suelo.

Nunca supe realmente hacia dónde iba, qué buscaba, ni qué cosas cargaba en la maleta que llevaba siempre en su espalda. Lo único que se es que se necesitaba estar en silencio para poder verla. Silencio en la cabeza, silencio en los ojos, silencio en el alma.

Me imagino que para mi fue fácil estar en silencio pues muchas de las cosas que me hablaban estaban en otro idioma y no las entendía del todo, también hacía mucho calor y justo sentí una brisa refrescante que me distrajo del grupo, por un momento todos desaparecieron y me quedé sola, en silencio. Entonces vi que justo en frente de mi pasaba ella y sin voltear a mirar me dejó tomarle una foto.

Yo se que el silencio absoluto es imposible y a mi parecer indeseable. El silencio del que yo hablo es de aquel de la mente, del cerebro. Cuando siento todo mi ser en silencio, sólo siento y me siento, luego sí puedo ponerlo en palabras una vez que la emoción se ha enfriado para revivirla por siempre.

Ahora mismo, desde mi casa, escucho el aire que bate las copas de los árboles y que violentamente golpea en mi ventana, hay un avión que pasa por el cielo y que ahoga el sonido de los tacones de una señora que pasa por el lado de la fuente, y ahora que lo pienso, la fuente ha de estar apagada. Una viejita sale a caminar con su ropa deportiva, acompañada de su enfermera quien la lleva del brazo y una señora del aseo limpia los charcos que aún quedan de la noche anterior.

Lo que me gusta del silencio es que dejo de pensar en mi y me doy cuenta del mundo que está a mi alrededor, de las otras vidas que también son importantes,  de las huellas que otras vidas han dejado tras de si, entiendo que no estoy sola y que hago parte de un todo mucho más grande que yo, me siento pequeña pero no insignificante, al contrario, es una manera de cargar mis baterías con la energía universal y entonces me siento motivada a continuar con mi vida de la mejor manera posible. Por algo estamos en el mundo en el que estamos ¿o no?