Páginas

lunes, 14 de febrero de 2011

Sobre lo bonito y lo feo



El otro día estaba hablando con alguien sobre lo que es agradable y desagradable a los ojos, sobre lo que es bonito y lo que es feo. No fue una discusión profunda ni nada por el estilo, fue mas un par de comentarios al respecto que no avanzaron mucho, pero si dejaron una idea en mi cabeza y un sentimiento de desagrado durante todos estos días que no había sabido muy bien cómo exponer.

¿Y es que, cómo hablar sobre algo bonito o algo feo, si no todos vemos lo mismo? para mi, en esencia todo debería ser lindo por el simple hecho de ser, aunque no les miento que los criminales que salen en las noticias me parecen no solo feos, sino terriblemente espantosos, sin mencionar a todas las personas que me infunden miedo en la calle o que me han agredido gravemente. Pero a lo mejor las mamás de ellos, las esposas, los esposos, de pronto los hijos o los hermanos, los ven lindos.

Me pareció un tema muy complicado, y me acuerda del dicho que dice que nadie es monedita de oro para caerle bien a todo el mundo. ¿Será que incluso las moneditas de oro le caen bien a todos? Yo creo que no.

Entonces me pregunto cómo es que podemos hablar de lo bonito y lo feo con tanta propiedad, pues ahora veo la respuesta más bien simple y es que es lo que a cada uno le parece.

A mi por ejemplo, me parece bonito escribir mis pensamientos y difundirlos por la red, por que sé que de pronto a alguien le han de parecer bonitos también; en cambio, me parece feo no compartir lo que pienso y quedarme con la incertidumbre de qué pueden llegar a pensar al respecto otras personas.

No quiero extenderme en una discusión sobre cuál debería ser la verdad verdadera porque me parece extremadamente agotador y además no me gusta desgastar las ideas y ponerles dueño, nuevamente es una cuestión de gusto... lo que si quiero es crear un nuevo caminito en mi cerebro que conecte dos conceptos importantes: el gusto con el respeto.

Lo pongo en estos términos porque pienso que si nos quedamos estancados en la cuestión del gusto, es como tener el pase para decir y hacer todo lo que nos plazca con la excusa de que es lo que a mi me parece, pero eso deja de ser válido en el momento en que agrede o daña a una persona ya sea física o moralmente.

Yo les digo que a mi me parece bonito el pensamiento de nuestros indígenas colombianos quienes dicen:

"Nadie podrá llevar por encima de su corazón a nadie, ni hacerle mal en su persona, aunque piense y diga diferente"

Esta frase cambió un 100% mi manera de percibir el mundo desde el día que la leí y la asimilé.

Yo llevo el arte en mi alma y quiero usarlo para hacer el mundo más bonito y más feliz, para volverme una mejor persona y trascender.

¿Y tú?

Gracias por leerme :)


1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar