Páginas

martes, 26 de octubre de 2010

Fuente inagotable de felicidad

Es increíble cómo pequeñas cosas en la vida pueden llegar a ser causantes de una felicidad inmensa que rebosa todos los límites del cuerpo para expresarla; no sabemos si llorar, reír, gritar, tumbarnos al suelo o saltar, correr, contarle a alguien, en fin

y es que a veces hay cosas tan sencillas...

como un gesto de felicidad en alguien que usualmente no sonríe, un movimiento de cadera que llevas practicando por meses y finalmente sale, un buen dibujo que simplemente quizo salir, una línea que no esperabas pero arregló lo que no sabías cómo, el sudor de la concentración,  unos labios con gesto de pescado, besos de mariposa por internet, oír la voz de la persona que más amas en el mundo, la mirada pícara de una mamá cómplice de una travesura, los aplausos repetidos de un auditorio lleno, el mensaje de una persona que no conoces pero se identifica con lo que tu escribes, el moñito negro en la parte de atrás de unas medias de liguero,  el sol radiante que te levanta todas las mañanas, el arreglo con las flores favoritas de mi abuelita, la leche caliente con panela en una tarde de frío, la llegada del mecánico para encender nuevamente tu carro, la sonrisa de mi marranito, el baile perfecto que te mueve el alma, un pez increíblemente grande, las raíces de un árbol, el viento en las hojas de otro, la lluvia metida en palos de guadua, el tac en una tabla, una noche tranquila sin sueños, una noche llena de sueños que al levantarte lo primero que tienes que hacer es anotarlos para no olvidarlos, el honor de enseñar a alguien mayor que uno, la delicia de enseñarle a alguien menor que uno, tener por fin en la cabeza  la imagen de algo que estabas buscando desde hace tanto tiempo, el mail del profesor que tanto esperabas, el olor de la comida y por supuesto la comida, las flores del jardín que están cada vez más grandes, hasta el regaño de los amigos y hermanos para darte ánimos de continuar, la expectativa al entregar un regalo, la emoción al recibir uno, la mirada de orgullo de un papá, hasta los mordiscos de mi mamá...

Todas estas cosas me llenan de mil formas, no es sólo mi arte, la danza árabe y la docencia, es todo junto mas muchas cosas más, la familia, los amigos, la gente que no conocemos, las cosas que nos gustan, las cosas que nos hacen reír, las cosas que no nos gustan pero que también nos hacen reír, las cosas que nos hacen llorar, pero las cosas que podemos perdonar y que igual nos dan tranquilidad.

Este justamente es un momento de esos, en el que estoy rebosante de felicidad, de mil emociones y por alguna razón quiero gritarlas, no es la primera vez que me pongo a escribirlas, pero si es la primera vez que las publico, es un riesgo, porque puede ser que nadie esté interesado en ellas, pero también puede ser que  muchos se sientan identificados con lo que digo, y si así es, tal vez corra con la suerte de generar un poquito de felicidad y de pronto un par de pelitos herizados en alguien

Hace un buen rato no escribía nada porque estaba de alguna manera bloqueada, emocionalmente hablando, y es que todo lo que escribo va ligado a una emoción, eso es lo que le da fuerza,  de esto se tratan mis textos, de que nosotros no somos lo que pensamos, sino somos lo que pensamos y lo que sentimos cuando pensamos, también lo que pensamos cuando sentimos, por eso es un espíritu peludo, que en realidad viene de una imagen clorofílica que me fusiona con tu espíritu peludo, oscuro y fugaz... somos un revuelto sin sentido, en imagen, en emoción, en pensamiento y por supuesto en forma, somos todos únicos pero todos somos una parte de alguien y de algo más, esa es la raíz de nuestra existencia.

Esta vez tampoco quiero poner una imagen, pero en esta ocasión es porque las  imágenes son suyas, son sus momentos de felicidad y de exitación, mis imágenes vienen de mi mundo y en este caso, de cada uno de los que a esta altura del texto todavía me está leyendo, les dejo sólo una imagen de mi viaje a Medellín porque quiero compartirla con ustedes y prometo que pronto los pondré al tanto de mis actividades como artista, bailarina y docente. Gracias por leerme