Páginas

miércoles, 29 de septiembre de 2010

El cerebro



SIN IMAGEN



Hace dos semanas no pinto, no obstante estoy cansada de pensar

Así uno no trabaje, el cerebro si, el cerebro no para, el cerebro siempre piensa y cuando el cuerpo no hace nada, la cabeza lo hace todo

He tenido sueños profundos, sueños que no me dejan despertar, sueños buenos y sueños malos, sueños dormida, pero también sueños despierta

Durante el día doy mis clases y limpio un poco la casa, pero no pinto, solo leo, en francés, en inglés, escribo en español palabras e ideas sueltas intentando seguir el dictado de mi mente, pero no soy lo suficientemente rápida, mi memoria también está llena y mi cabeza no se detiene, me sigue acosando con más ideas

...y es que son tantas que no alcanzo a anotarlas, son tantas y tan extravagantes que no quiero dejar de pensar por miedo a perderlas...

Mi cerebro consume todo mi tiempo, pero también lo estira, un minuto se convierte en horas y las horas pasan como minutos, pasa el tiempo y cada día mis ideas avanzan, ya casi las termino sin haber empezado siquiera a hacerlas

Cumplo estrictamente con lo necesario y de resto mi mundo se revuelve en mi cabeza, a veces tan segura de estar despierta hasta que despierto, tan segura de estar dormida hasta que vuelvo a mi

Mi cerebro me tiene exhausta, mis rodillas me traquean como nunca, mis uñas brillan como de costumbre, mis alumnos progresan y yo sigo con mis ideas en mi cabeza

Puede que esto sea un poco de lo que todos llevamos por dentro


lunes, 13 de septiembre de 2010

Cómo cambiar un mal recuerdo


Yo dibujo la locura que se sale por el pelo, la curiosidad que se desprende de los huesos y cambia de dueño... mi recuerdo era un monstruo, después de unos años yo decidí transformarlo en cualquier otra cosa inmunda y horrorosa, después de más tiempo ya no solo fue un dibujo de muchas cosas juntas, sino un acto que pasó a ser parte de mi realidad, de mi memoria: una cena hermosa en el mismo 9 de septiembre.
.
.
.

¿De quién es mi realidad?         -Por supuesto, es mía.

¿De quién es tu realidad?          -Por supuesto, es tuya.

Aunque debo reconocer que me enloquece un poco pensar en que no es así, en cualquier caso me gusta creer que yo decido con qué me quedo y con qué no. Si mis recuerdos son míos, yo puedo cambiarlos a mi gusto, elegirlos a mi gusto, conservarlos a mi gusto.

El pensamiento y la memoria son flexibles, no son estáticos ni certeros, simplemente son un revuelto de imágenes, ideas, sensaciones... realidades.

Y siempre, sin excepción, yo decido
.
.
.

viernes, 3 de septiembre de 2010

¿Quién es mi marranito?




Este es mi marranito de bebé, una bolita llena de ternura y de felicidad

Mi marranito tiene los ojos grandes con muchas pestañas, muchas cejas y mucho pelo... y todo negro... y todo bonito

Mi marranito descansa en la naturaleza y en los animales, sonríe con energía y el agua refrescante lo acompaña a todas partes

Mi marranito está de color chocolate

Mi marranito