Páginas

viernes, 21 de mayo de 2010

El elefante



El otro día me crucé con un elefante y me pareció tan curiosa su piel que me acerqué y le tomé una foto.

Otro día vi unas piedras que se ahogaban en agua arenosa y apenas se veían las burbujitas de aire que se escapaban de ellas.

Un tiempo después me topé de frente con un árbol inmenso que crecía hasta el infinito y sólo vi a un gusano que se atrevió a treparlo.

En otra ocasión volteé la cabeza y vi una muralla robusta que contenía una ciudad entera.

...

Yo sólo digo que un día abrí los ojos

No hay comentarios:

Publicar un comentario