Páginas

miércoles, 21 de octubre de 2009

¡Que absurdo resulta escribir un texto para explicar un espacio! – dijo el topo con indignación.

Sí, pero también es absurdo hacer un espacio para mostrar un texto – dijo la marmota con un tono reflexivo.

Si eso es absurdo, entonces nosotros mismos vivimos en el absurdo – dijo el saltamontes irónicamente.

¡Claro!, por eso todos decimos cosas absurdas – replicó el puercoespín con entendimiento.

El koala que era muy diferente a todos los demás, siguió comiendo maíz sin detenerse a pensar en porqué lo hacía, al final de su deliciosa pero extravagante cena se dirigió a todos y les dijo: “Nada es absurdo, pues nada es lógico.”

Y la mariposa que era muy feliz de ser mariposa pensó sobre lo que el koala había dicho y ya no supo más si era ella o era Zhuang Zi que soñaba ser ella.

Zhuang Zi por su parte, tampoco lo supo.

Y yo pensé en crear una imagen clorofílica que me fusionara con tu espíritu peludo, oscuro y fugaz.


...




"Una noche, Zhuang Zhou
soñó que era una mariposa,



revoloteando feliz y contenta de serlo.
Pero no sabía que era Zhou.
De pronto, Zhuang Zhou se despertó,
sorprendido de ser él mismo.
Ya no sabía si era una mariposa
que soñaba ser Zhuang Zhou
o Zhuang Zhou que soñaba ser una mariposa.
Entre mariposa y Zhuang Zhou
hay una diferencia.
Eso es lo que se llama
Transmutación de los Seres."

[Capítulos interiores de Zhuang Zi, Cap. II VII, Pag. 64]

No hay comentarios:

Publicar un comentario