Páginas

viernes, 30 de agosto de 2013

Sobre las últimas revueltas en Colombia

Boceto de Señor chévere. Acuarela sobre papel 35 x 25 cm. Diana Castillo

Boceto de Señora chévere. Acuarela sobre papel 35 x 25 cm. Diana Castillo

Cuando veo todas las cosas malas que pasan en mi país, siento un dolor profundo y me pregunto ¿qué es lo que hay que hacer para que la violencia cese, para que los políticos no roben a su propio pueblo y para que nosotros como ciudadanos confiemos en nuestros dirigentes? Pero todo empieza por nosotros, ¿por qué siempre pensamos mal del otro? ¿Por qué los otros siempre piensan mal de nosotros? Sí es verdad que Colombia tiene problemas inmensos por donde uno mire y a lo largo de los años con cada acción se rompe un hilo más de confianza, pero tenemos que detener este ritmo, tenemos que generar un círculo de confianza, confiar en nosotros mismos como personas, como ciudadanos, como colombianos porque Colombia es un país hermoso y los colombianos somos personas hermosas.

A veces con la educación equivocada, las personas se van por caminos de maldad pero no porque sean malas personas en sí mismos, sino porque no conocen otros caminos, pero si cada uno de nosotros da lo mejor de sí y se porta de la mejor forma posible, da ejemplo a otros, enseña nuevas formas y nuevos caminos, estoy segura de que el panorama de nuestro país empezará a cambiar día a día. No sólo los padres deben dar ejemplo a sus hijos, también los hijos deben dar ejemplo a sus padres, abuelos, amigos, vecinos, compañeros y hermanos ciudadanos,  y así mismo, no está mal que de vez en cuando nos dejemos enseñar. Esta no sólo es una forma de romper el círculo de violencia sino que es una forma de configurar una nueva dinámica en nuestra sociedad.

No podemos generalizar y decir que todos somos malos, corruptos, ladrones, etc., hay algunos que lo son, pero no podemos dejarnos arrastrar por esas corrientes, porque yo creo que la mayoría de los colombianos somos buenas personas, trabajadores, honestos y dispuestos a sacarle una sonrisa o un chiste a cada momento de la vida para salir adelante con alegría y gozo, el colombiano que yo conozco es una persona alegre, con pasión por la vida, que se esmera por dar lo mejor de sí, tristemente el colombiano que muestran en las noticias es el avaro, el corrupto, el violento y el furibundo que cegado por su ira actúa mal.

Yo sé que mi país es un buen país, y si todos ponemos de nuestra parte, en el día a día, en cada acción que hagamos, veo en el futuro uno mejor.

Puede ser que este texto sea idealista o ingenuo, pero es que yo no soy de las personas que salen a marchar a la calle, mi personalidad no es así y no por eso significa que no apoye a los colombianos que se ven directamente afectados por las injusticias de nuestro gobierno, mi manera de apoyarlos como artista es trabajando en mi estudio produciendo cosas que en el futuro van a mostrar una buena cara del país, al igual que los científicos, los deportistas, los empresarios independientes y muchos más… esta es mi manera de apoyar.


Gracias por leer


martes, 27 de agosto de 2013

Con el corazón lleno

Oscar y Lalo. Acuarela sobre papel 7cm x 9cm. Diana Castillo.

 Cuando el corazón está lleno, todo lo demás pasa a un segundo plano y de repente ya ningún problema es tan grande y a la vez las cosas buenas son aún mejores... el cuerpo siente más energía, el alma se siente viva y el espíritu inquieto... cuando el corazón está lleno, la vida es más feliz y más tranquila.

Mi corazón está lleno de amor y está lleno de arte, ¿y el tuyo?



martes, 20 de agosto de 2013

Tiempo Ordinario de un Artista

"Compendio del tiempo ordinario de un artista

Dormir cuando se siente sueño
Comer cuando se tiene hambre
Amar cuando nace hacerlo
Ser artista todo el tiempo"

Dibujo. Diana Castillo


miércoles, 14 de agosto de 2013

El manejo del no tiempo

Anillo embombado con nudo celta. Plata 925 Nudo tejido a mano. Diana Castillo

A veces es importante manejar el no tiempo, no pensar en nada que nos distraiga de la actividad que estamos haciendo, entrar en una especie de trance, totalmente inmersos y dejándonos guiar por el material y la forma. 

Luego habrá tiempo de pensar en las demás cosas, luego habrá tiempo de contemplar nuestras creaciones y a la vez dudar de las mismas, pero mientras tanto, en el proceso, es importante manejar el no tiempo.



martes, 6 de agosto de 2013

Reflejo

Ensayo de Pinceladas de óleo sobre acrílico. Diana Castillo


Esta es una de esas imágenes que sólo funcionan en fotografía, sólo cuando la vi a través de la lente de la cámara fue que entendí que allí pasaba algo. Mi ensayo de ver el revés de la pintura fue completado con el reflejo accidentado de lo que estaba a su alrededor y entonces recordé que no es bueno mirar las cosas aisladamente. Siempre en contexto se gana más fuerza y las cosas pequeñas se engrandecen a la luz de otras naturalmente bellas, como mi ensayo de pintura en óleo visto a la luz del sol.



martes, 30 de julio de 2013

El espíritu de la danza

Body painting con estilo mehendi. Diana Castillo


En la danza árabe las manos decoran los movimientos y transmiten fuerza, alegría, emoción, entre muchas cosas más, pero en realidad van más allá de eso... las manos con sus movimientos dejan ver la verdadera y más pura expresión del espíritu de la bailarina, con las manos se resumen los movimientos de la naturaleza, los espirales, los círculos y las ondas fluyen y se proyectan para compartirse con el público que las recibe y así, a través de la danza de la bailarina todo el espacio se purifica y se carga con una nueva energía.

Pero así como transmiten y proyectan tantas cosas, así de difícil es controlarlas porque con el entrenamiento de la danza no sólo se fortalece el cuerpo y se aprenden movimientos, con el entrenamiento de la danza se amolda el espíritu, se doma y se potencia toda su belleza y en este proceso se fortalece.

Tal vez esta es una invitación para que cada uno encuentre el camino que los guíe hacia el conocimiento de su ser interior.

Gracias por leer.


martes, 23 de julio de 2013

Espirales de Julia

Espirales de Julia. Candongas en oro de 18k. Diana Castillo


Un buen espiral tiene que ser fluido, la curva por más de que es la unión de varias líneas rectas debe verse continua, las uniones deben ser invisibles a los ojos... por eso al calar, el ritmo debe ser constante, uno debe volverse oro para no romperlo sino para moldearlo, no hay que luchar contra la dureza de este metal precioso, hay que usarla para el beneficio propio... por eso los espirales son tan importantes, porque son formas suaves pero con ritmo, con carácter y sobre todo porque sugieren la presencia del infinito.